Aseguradoras deben trabajar con gobierno en prevención: AMIS


El Economista – Valores y Dinero – Pág. 8, Belén Saldívar, 13 de mayo de 2019.-

“Un pueblo que no reconoce su historia está condenado a repetirla: la vulnerabilidad frente a desastres naturales no es una excepción”, refirió la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

El gobierno federal tiene la “imprescindible necesidad” de administrar sus riesgos, además de resolver de una manera rápida y ágil cómo enfrentar catástrofes y auxiliarse de las aseguradoras para enfrentar los retos.

Previo a la próxima Convención de Aseguradores, la AMIS publicó Crónica de Seis Siglos de Sismos en México: Lecciones Aprendidas y Perspectivas, en donde destacó la labor de las aseguradoras para ayudar al gobierno no sólo después de que pasa algún desastre, sino desde antes, a través de una administración adecuada de riesgos.

“A medida que la población vive y se concentra más, la necesidad de trabajar estrechamente gobierno y aseguradoras se hace más importante. Tener un marco regulatorio eficaz y de acuerdo con las necesidades contemporáneas de globalización ayuda al crecimiento de la educación financiera y de la administración de riesgos”, señaló.

Actualmente, la penetración de los seguros en México es de apenas 2.2% del Producto Interno Bruto.

Si se toma en cuenta únicamente el producto de daños para viviendas, sólo 6.5% de los inmuebles del país está asegurado, mientras que 20% tiene una cobertura ligada a un crédito hipotecario.

“La coordinación entre todos los participantes del ecosistema del manejo de riesgos, particularmente de las catástrofes naturales, a veces es difícil, pero, cuando se obtiene, los resultados son espectaculares. Los seguros son sólo una parte del sistema, pero son muy importantes porque significan, en términos generales, la transferencia de los impactos que causan los riesgos, lo que permite disponer de los recursos financieros para hacer frente a los costos de una eminente recuperación”, destacó.

Los sismos del 7 y 19 de septiembre del 2017 tuvieron un costo 61,000 millones de pesos, de los cuales las aseguradoras cubrieron alrededor de 32,500 millones, aunque aún siguen en proceso de pago de algunas coberturas, sobre todo las que aseguraban edificios de gobierno.

Tras los sismos, Recaredo Arias, director general de la AMIS, indicó que como asociación identificaron muchos retos y aprendizajes. Entre ellos, tener una mejor cultura de la prevención como población y ofrecer mejores productos a los usuarios, además de agilizar los peritajes.

“El nivel de aseguramiento sigue siendo muy bajo. Tenemos que mejorar mucho, sobre todo en el relacionado con bienes hipotecados para proteger al crédito, pero también el patrimonio de las personas. Esa es nuestra tarea”, aseguró.

Educación sísmica

“Conservar el interés en la educación sísmica es algo importante que no se hace entre uno y otro terremoto”, indicó el estudio. De 1985 a la fecha, el gobierno poco hizo por hacer más conciencia sobre los riesgos que estos movimientos telúricos presentan para la población mexicana.

Puntualizó que aunque la reacción de la sociedad y el gobierno en el sismo del 19 de septiembre del 2017 fue “rápida, masiva y solidaria”, también mostró que los protocolos de seguridad eran insuficientes antes, durante y después de la emergencia.

Añadió que el reto de evolucionar la atención frente a un terremoto va más allá de sólo identificar los pasos a seguir en el momento que pasa, sino que debe haber una persistente educación sobre ello.

“Conocer la magnitud de un terremoto, en todos sus sentidos y consecuencias, es una tarea urgente que debe ser atendida desde muy corta edad, inclusive al mismo tiempo que a los infantes se les enseña que el fuego quema y que, bajo toda situación, se debe prever el no tener contacto con éste “, manifestó.