Entre la esperanza venusina y los indicadores marcianos


El Universal – Primera-Opinión – Pág. 15, Leonardo Curzio, 11 de febrero de 2019.-

(…) Con la cancelación del aeropuerto, el gobierno federal redujo su capacidad de edificar infraestructuras porque, como ahora hemos visto en la termoeléctrica de Morelos, el pueblo tendrá que opinar sobre su futuro y lo mismo ocurrirá, supongo, con el tren México-Toluca y probablemente con la refinería y el tren Maya. El mismo Presidente sentó un precedente que puede ser funesto para sus prioridades políticas. La más reciente información sobre minusvalías en las Afores y la caída de la inversión que reportó el Inegi el viernes, nos hablan ciertamente de que el carburante necesario para tener un crecimiento económico, que a su vez satisfaga la expectativa de la gente de tener mejores condiciones, podría verse frustrado. Entiendo perfectamente que la gente ilusionada con una transformación radical encuentre estos datos (y el análisis de los mismos) irritantes y molestos (…)