Salud y Negocios / Sector privado de la salud trabaja su propio plan

El Economista – Empresas y Negocios – Pág. 20, Maribel R. Coronel, 07 de enero de 2019.-

Conforman Consejo Nacional de Empresas del Sector Salud

Pues bien, está sucediendo algo inédito y casi diríamos que subversivo: La iniciativa privada ya no esperará más a que el gobierno ponga orden. Está detonando un plan para que el sistema de salud privado opere y funcione en forma más estructurada y eficiente, con servicios oportunos, de calidad y se abra a mayor población con costos accesibles.

Un grupo de directivos del sector privado de salud trabaja desde hace tiempo buscando cómo colaborar con las autoridades en favor de mejorar el sistema, pero cayeron en la cuenta que es más fácil empezar por estructurar y hacer eficiente al lado privado igual de importante.

Están en vías de conformar el Consejo Nacional de Empresas del Sector Salud (CNESS) el cual integrará a todas las empresas que tienen que ver con salud. Y de verdad que son muchas.

Aparte de farmacéuticas -Canifarma, AMIIF y Anafam- y hospitales, están las de dispositivos médicos (AMID), laboratorios clínicos y gabinetes de diagnóstico (Comed), la industria de seguros (AMIS) e igualmente las cadenas de farmacias con Anadim y autoservicios (ANTAD), así como las de tecnología y software. Adicionalmente buscan incluir a agrupaciones que representen a administradoras de salud, centros de rehabilitación, consultorios médicos, centros de atención dental, oftalmológica y psicológica y empresas de consultoría especializada.

La idea, nos comparte Javier Potes -del Consorcio Mexicano de Hospitales (CMH)- quien será presidente del nuevo Consejo, es que participen bajo un consejo consultivo la Comisión de Salud del Consejo Coordinador Empresarial que encabeza Patrick Devlyn, la de Concamin, de Coparmex, la de Canacintra y la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud) que preside muy activamente Héctor Valle.

Con el CNESS, la IP busca tener una representación integrada y un diálogo eficiente y efectivo con el sector público. La idea, nos dice Potes, es colaborar en la transformación favorable del sistema de salud en México, pero también participar en forma integral en programas y campañas que impacten a la población atendida por instancias privadas, y que cada acción en el ámbito de salud implique una coordinación con el sector privado que cubre una parte importante y creciente de las necesidades médicas de los mexicanos.